Como un importante avance en la tarea de facilitar el acceso a obras publicadas de personas ciegas, con discapacidad visual o con otras dificultades para acceder al texto impreso, diversas entidades del Gobierno y asociaciones llevaron a cabo esta día, viernes 26 de abril, la suscripción del Convenio Interinstitucional de Operatividad del Tratado de Marrakech.

El documento entró en vigencia el 19 de agosto de 2014, y El Salvador es el primer país de América y el segundo a nivel mundial en convertirse en depositario.

La suscripción es resultado de un arduo trabajo bajo los principios de no discriminación y de igualdad de oportunidades, y de inclusión plena y efectiva en la sociedad, animados por el deseo y compromiso social y humanitario que, como ciudadanos de El Salvador y el mundo, se tiene frente a este sector de la población a fin de promover,  proteger y asegurar el goce pleno y en condiciones de igualdad de todos los derechos humanos y libertades fundamentales de las personas con discapacidad y promover el respeto de su dignidad inherente.

Entre los objetivos del convenio está el establecimiento de una relación que permita la colaboración entre las partes con el fin de fortalecer la operatividad y seguimiento del Tratado de Marrakech, mediante entidades autorizadas/reconocidas por el Gobierno.

Asimismo, busca la distribución y puesta a disposición de ejemplares en formato accesible, evitando también la reproducción de ejemplares no autorizados y ejerciendo la diligencia debida en el uso de los ejemplares de las obras, manteniendo registros de dicho uso y respetando la intimidad de los beneficiarios de conformidad con el artículo 8 del Tratado de Marrakech.

Con la puesta en marcha de este convenio se nombrará una comisión permanente de seguimiento mediante la designación de enlaces oficiales en las partes firmantes, que tendrán por finalidad garantizar la operativización, monitoreo y evaluación de los compromisos asumidos en el documento y las actividades.

La comisión se encargará también de las gestiones ante el Gobierno central para definir la entidad superior gubernamental que se encargue de autorizar y reconocer a otras entidades para que proporcionen (sin ánimo de lucro) a los beneficiarios los servicios descritos en el Tratado de Marrakech.

La suscripción de este convenio estuvo a cargo de los titulares de los Ministerios de Cultura, Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología (MINEDUCYT), Centro Nacional de Registros (CNR), Policía Nacional Civil (PNC), Consejo Nacional de Atención Integral a la Persona con Discapacidad (CONAIPD), Instituto Salvadoreño de Rehabilitación Integral (ISRI), Asociación de Bibliotecarios de El Salvador (ABES), Asociación Salvadoreña de Personas Ciegas y Discapacidades Múltiples para la Superación Integral (ASPCDIMSI), Asociación de Ciegos de El Salvador (ASCES), Asociación de Mujeres Ciegas de El Salvador (AMUCES), Fundación Inclusión para Todos, Asociación Nacional de Ciegos Salvadoreños (ANCIESAL) y la Asociación Visión El Salvador.

La vigencia es de cinco años, contados a partir de la firma del convenio, renovable automáticamente por periodos iguales.