Lic. Carlos Arturo Soto

Asistente Jurídico de la Dirección del Registro de la Propiedad Intelectual


Sumario: I. Antecedentes históricos. II. Marco jurídico nacional e internacional. III. Conceptos: similitudes y diferencias. IV. IG/DO en las políticas nacionales. V. Oportunidades para productos salvadoreños.

  1. Antecedentes históricos El Salvador históricamente ha sido un país en donde la agricultura ha jugado un papel muy importante para su desarrollo económico, de ahí que al momento de su independencia, en 1821, era un país predominantemente agrícola, donde los principales cultivos eran el cacao, el añil y el bálsamo. Esta resina que se extrae del árbol de bálsamo, en la zona que se conoce como la “Cordillera del Bálsamo”, tiene un papel muy importante cuando se habla de las indicaciones geográficas (IG) y denominaciones de origen (DO) en El Salvador.A mediados del siglo XIX, el café pasó a convertirse en el principal cultivo nacional en detrimento de productos que antes eran emblemáticos como el cacao y añil, y permitió el desarrollo del bálsamo al ser este árbol utilizado como generador de sombra para los cafetales. Con la economía dinamizada, gracias en gran parte al café, El Salvador, como una medida para proteger sus principales productos de exportación, emitió en el año 1934 el Decreto Legislativo No. 48 Relativo al Uso y Registro de Marcas para Café y Bálsamo, con la intención de evitar el desprestigio en mercados extranjeros de la calidad del café de origen salvadoreño y evitar que el bálsamo obtenido de nuestra cordillera continuara conociéndose erróneamente como bálsamo del Perú.  Dentro de ese mismo contexto, en 1935 se emitió el Decreto Legislativo No. 162 sobre el uso de la frase “Bálsamo de El Salvador” en los envases de bálsamo destinado a la exportación, que tenía como principal objetivo revertir la creencia equívoca de que el bálsamo, producto exclusivo de suelos salvadoreños, era originario de otros países. Es así como ambos decretos constituyen los primeros antecedentes de protección de IG y DO en El Salvador.
  2. Marco jurídico nacional e internacional La propiedad intelectual como rama del derecho es administrada principalmente por tratados internacionales que se desarrollan en cada una de las legislaciones internas de cada país. En materia de IG y DO, el Convenio de París, adoptado en 1983 y ratificado por el país en febrero de 1994, se erige como uno de los primeros acuerdos internacionales en proteger las IG y las DO, al mencionar las primeras reglas que prohíben la utilización de indicaciones falsas sobre el origen de los productos importados y establecen sanciones para los mismos. El otro instrumento internacional que es un parteaguas en materia de protección de IG y DO es el Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio, mejor conocido como ADPIC; este tratado obligó a las partes a establecer los medios legales para que los interesados puedan impedir que se designe a un producto con un origen geográfico distinto del verdadero, cuando esto se haga de una manera que induzca al público a error sobre ese producto, además estableció una protección más extensa para los vinos y bebidas espirituosas. Dicho acuerdo entró en vigor en mayo de 1995.Otra fuente de derecho nacional e internacional relacionada a la protección de IG y DO son los Tratados de Libre Comercio (TLC). En nuestro país dos de los principales acuerdos comerciales relacionados a la salvaguardia de estas figuras de propiedad intelectual son: El TLC con Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana (DR-CAFTA) que estableció que cualquier marca, signo o combinación de signos podrán constituir una IG. Además, cada una de las partes debía incluir en las causas de denegación del registro de una IG que esta sea confusamente similar a una marca cuyo registro se ha solicitado anteriormente de buena fe o una marca ya registrada, cuyos derechos fueron adquiridos de conformidad a la ley. El otro tratado multilateral de gran importancia es el Acuerdo de Asociación entre Centroamérica y la Unión Europea (ADA) que estableció el compromiso para las partes de disponer en la legislación nacional,  de un procedimiento sui generis para el registro de IG para aquellos países que solo tenían un procedimiento de registro especial para las DO.
  3. Conceptos de IG y DO: similitudes y diferencias La Ley de Marcas y Otros Signos Distintivos (LMOSD), que establece los principios, requisitos y procedimientos tendientes al registro de IG y DO, además de su relación con las marcas y las normas sobre su administración y uso, define a estas figuras como:
    • IG: Todo nombre geográfico, designación, imagen o signo que designa o evoca un bien originario de un país especifico, un grupo de países, una región, una localidad o un lugar determinado, cuando una calidad específica, reputación u otra característica del bien es esencialmente atribuible a su origen geográfico.
    • DO: Una indicación geográfica constituida por la denominación de un país, de una región o de un lugar determinado, usada para designar un producto originario de ellos, cuyas cualidades o características se deben exclusiva o esencialmente al medio geográfico en el cual se produce, incluidos los factores naturales y los factores humanos; también se considerará como denominación de origen la constituida por una denominación que, sin ser la de un país, una región o un lugar determinado, se refiere a un área geográfica determinada cuando es usada en relación con productos originarios de tal área.

    A pesar de que comercialmente la diferencia entre una IG y una DO no es trascendental, la diferencia conceptual entre una y otra podría definir el esquema de protección para determinados productos. Primeramente habría que decir que de acuerdo al concepto de la legislación toda “IG puede ser una DO, pero no toda DO puede ser una IG”. Este principio ayudará a comprender de manera más fácil las similitudes y diferencias entra ambas figuras.

    • Una IG puede estar compuesta por elementos denominativos, figurativos o mixtos. En cambio una DO únicamente puede ser registrada por elementos denominativos.
    • Una DO puede estar constituida por una denominación sin que esta sea la designación de un país, una región o lugar geográfico específico cuando dicha denominación es usada en relación a un producto originario de una localidad. En cambio una IG sí debe estar compuesta únicamente por un elemento que haga referencia a un nombre geográfico determinado.
    • Para que un producto pueda ser protegido a través de una IG, podrá poseer como único elemento vinculador a una región o zona geográfica específica la reputación. Es decir que para que un producto pueda ser protegido a través de una IG basta que sea reconocido que es elaborado en una zona geográfica determinada. A contrario sensu, una DO exige que las características y la calidad del producto sean asociadas esencialmente al medio geográfico o zona geográfica de producción.
    • Para obtener una DO, todas las etapas de producción, transformación y elaboración del producto deben realizarse en la zona geográfica delimitada; mientras que en el caso de una IG basta con que una de las etapas (producción, transformación o elaboración) sea realizada en el territorio delimitado.
  4. IG y DO en la políticas nacionalesEn el actual mercado internacional ha sido creciente la demanda de productos cuya calidad esté vinculada a un origen geográfico específico. En ese sentido, la protección de IG y DO para productos con características endógenas ha cobrado mucha importancia en distintos países para la creación de mecanismos legales que fomenten su adecuada protección, así como políticas o estrategias que fomenten su utilización como una herramienta para acceder a mercados internacionales e inclusive para la conservación de tradiciones o conocimientos tradicionales vinculados con dichos productos.En nuestro país, el Plan Quinquenal de Desarrollo 2014 – 2019 El Salvador Productivo, Educado y Seguro (PQD 2014- 2019) constituye el instrumento principal de política nacional que ha identificado como un medio para el desarrollo económico el reconocimiento de productos identitarios de diversas zonas del país que pueden fungir como elementos dinamizadores de economías locales.  Por ejemplo, una de las líneas estratégicas contenidas en el PQD 2014- 2019 es la de dinamizar las economías locales a través del Programa Pueblos Vivos y del Programa Pueblos Encantadores, creando y promoviendo productos originarios que impriman singularidad,  atractivos y marcas en los territorios.Dentro de este contexto, la Política Nacional de Propiedad Intelectual (PNPI) concebida para ser una herramienta que coadyuve a la ejecución del PQD 2014- 2019, contiene dentro de sus ejes estratégicos el fortalecimiento del desarrollo local a través de la identificación de productos que pueden ser comercializados bajo un esquema de protección de IG o DO.
  5. Oportunidades para productos salvadoreños
    Como se dijo en un principio, El Salvador es un país donde la agricultura juega un papel importante para su desarrollo económico y social. De este modo, figuras de propiedad intelectual como las IG y DO pueden desempeñar un papel importante para la comercialización de productos agrícolas nacionales como el café de las distintas zonas cafetaleras, o productos emblemáticos originarios de nuestro territorio nacional como el Jocote Barón Rojo y el Loroco de San Lorenzo en Ahuachapán, la Piña de Santa María Ostuma, que podrían obtener un valor agregado de poderse establecer una estrategia de protección a través de estas figuras. A su vez, productos artesanales, como los textiles de San Sebastián, las artesanías en barro de Ilobasco, Guatajiagua, Santo Domingo de Guzmán, entre otros, podrían optar por un esquema de protección de IG como una herramienta para acceder a mercados internacionales en donde el valor de las artesanías de origen es altamente valorado económicamente.

 

DSCN6335-copia-copia

IMG_4639-copia