1. Participar en la elaboración, puesta en práctica y evaluación de la política y programa de  gestión de prevención de riesgos ocupacionales de la empresa.
  2. Promover iniciativas sobre procedimientos para la efectiva prevención de riesgos, pudiendo colaborar en la corrección de las deficiencias existentes.
  3. Investigar objetivamente las causas que motivaron los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales, proponiendo las medidas de seguridad necesarias para evitar su repetición; en caso que el empleador no atienda las recomendaciones emitidas por el comité, cualquier interesado podrá informarlo a la Dirección General de Previsión Social, quien deberá dirimir dicha controversia mediante la práctica de la correspondiente inspección en el lugar de trabajo.
  4. Proponer al empleador, la adopción de medidas de carácter preventivo, pudiendo a tal  fin efectuar propuestas por escrito.
  5. Instruir a los trabajadores y trabajadoras sobre los riesgos propios de la actividad laboral, observando las acciones inseguras y recomendando métodos para superarlas.
  6. Inspeccionar periódicamente los sitios de trabajo con el objeto de detectar las condiciones físicas y mecánicas inseguras, capaces de producir accidentes de trabajo, a fin de recomendar medidas correctivas de carácter técnico.
  7. Vigilar el cumplimiento de la presente ley, sus reglamentos, las normas de seguridad  propias del lugar de trabajo, y de las recomendaciones que emita.
  8. Elaborar su propio reglamento de funcionamiento, a más tardar sesenta días después de su conformación.