Ante la problemática de que muchos lotehabientes del país no han podido inscribir sus parcelas debido al incumplimiento de entrega de escrituras a familias que ya cancelaron sus lotes o parcelas, autoridades del Centro Nacional de Registros, en coordinación con la Gobernación Política Departamental de San Salvador y representantes de más de 30 Asambleas Ciudadanas, llevaron a cabo una mesa de trabajo con el fin de tratar su problemática y buscar soluciones para la legalización de sus inmuebles.

El mandato del Presidente de la República, profesor Salvador Sánchez Cerén, de trabajar cercanos a la gente, permite conocer de cerca sus necesidades y problemáticas por medio de espacios de participación ciudadana; en esta oportunidad, líderes representantes de las diferentes asambleas ciudadanas que conforman el departamento de San Salvador externaron su preocupación y la necesidad de legalizar sus inmuebles que les permita ofrecer un patrimonio a sus familias y a las futuras generaciones.

En septiembre del 2012 entró en vigencia la Ley de Lotificaciones y Parcelaciones para Usos Habitacionales con el fin de atender la problemática en materia de lotificación, un problema histórico que ha afectado a más de 300 mil lotes a nivel nacional debido a las irregularidades que presentan muchas lotificaciones. Hoy en día son muchas las familias salvadoreñas que han adquirido su pedacito de parcelas y con el correr de los años no han podido inscribir sus escrituras debido al incumplimiento de ciertos requisitos que se exigen a las Lotificaciones y Parceladoras. Según la Asociación de Lotificadores y Desarrolladores Parcelarios en El Salvador se aglutinan entre 2,000 y 3,500 lotificaciones en el país, albergando entre 200 y 300 mil familias o lotes.

Las reformas que ha tenido esta ley dio un plazo para que hasta el 2016 pudieran regularizarse, pero  de 300 mil irregulares, solo 44 mil atendieron el llamado, la Ley flexibilizó los criterios y amplió por dos años más a partir de septiembre de 2017 hasta septiembre de 2019 para legalizarse y que las empresas lotificadoras se acojan a este proceso, logrando así la inscripción de las parcelas y/o lotes.

Por tal razón, la administración superior del CNR ha tenido a bien desarrollar este tipo de reuniones con el propósito de apoyar a las familias salvadoreñas, realizando las gestiones correspondientes conforme a su mandato legal, realizando análisis técnicos-jurídicos e inspecciones necesarias para verificar la factibilidad de solución a las problemáticas planteadas, de esta manera, las comunidades podrán contar con un estudio registral y catastral el cual será la base para que las comunidades junto con las instituciones involucradas trabajen por una solución legal y oportuna. También ha llevado a cabo reuniones con los representantes de las Lotificadoras y Parceladoras para conocer sus problemáticas y buscar las soluciones óptimas.

Entre las lotificaciones representadas en esta reunión están: Hacienda San José Arrazola. Lotificación Divina Providencia, Lotificación Espíritu Santo, Lotificación Loma Linda, Comunidad Primero de Junio, Comunidad 5 de Noviembre, Lotificación San Blas, Lotificación Aldea Las Mercedes, Comunidad Nueva Esperanza, Lotificación Los Ozuna, Lotificación Renacimiento, Lotificación La Paz, Lotificación María Auxiliadora, Lotificación Esperanza, Caserío Bolívar, Brisas de San Bartolo, entre otras.