Incentivar la investigación y aplicación práctica y tecnológica de patentes, con el fin de fomentar la innovación en el país, es uno de los principales objetivos a cumplir por parte del Centro Nacional de Registros (CNR), a través del Registro de la Propiedad Intelectual, quienes en coordinación con la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), realizan por segundo año consecutivo el Concurso sobre Tecnologías Apropiadas denominado “Investigación y Desarrollo para Mejorar la Calidad de Vida de la Población Salvadoreña”, el cual este día viernes 26 de octubre llega a su término con el acto de premiación del proyecto ganador.

Este concurso fue desarrollado con el propósito de fomentar el uso de la información contenida en patentes para obtener soluciones apropiadas a los problemas técnicos que se afrontan habitualmente, en donde los participantes identificaron un problema específico y consultaron las bases de datos de información sobre patentes para así desarrollar una “tecnología apropiada” y dar solución al problema.

La innovación técnica es ampliamente reconocida como el motor del desarrollo económico. La tecnología denominada “apropiada” puede aportar soluciones a los problemas técnicos de baja complejidad que se plantean en la vida cotidiana de países en vías de desarrollo, teniendo en cuenta las particulares condiciones medioambientales, sociales y económicas de la comunidad que afronta tales problemas. Hoy se premia la excelencia en la búsqueda de soluciones innovadoras para la vida cotidiana, en particular, alternativas  en que se destaque el uso de la tecnología apropiada.

Para esta segunda edición del concurso se contó con un total de dieciséis proyectos en las categorías de energía, construcción, alimentación, salud, medio ambiente y agroindustria. El proyecto ganador fue “Triatela atrapa lluvia”, un aparato atrapa lluvia que puede ayudar a los agricultores y comunidades de escasos recursos, que no tienen la capacidad adquisitiva de tecnologías complejas a captar, agua para riego generar agua potable. Este proyecto fue presentado por Guillermo Emilio Alvarenga Marroquín, quien se hizo acreedor de una medalla de oro reconocimiento de la OMPI y premio en efectivo.

Los proyectos finalistas de este concurso fueron evaluados por expertos en las áreas participantes, siendo ellos: el Director de la Escuela de Ingeniería Industrial Universidad de El Salvador (UES), Ing. Manuel Roberto Montejo Santos; el Jefe de la Unidad de Medio Ambiente del CNR, Ing. Wilson Salmerón; el Jefe de la Unidad de Gestión Documental y Archivo del CNR, Lic. Edgar Ignacio Flamenco Martínez; la Docente de la Escuela Especializada en Ingeniería, ITCA-FEPADE, Licda. Alma Verónica García Barrera; y el representante de la Dirección de Innovación y Calidad (DICA), Ministerio de Economía, Ing. Ricardo Salinas.

El acto de premiación estuvo presidido por el Director Ejecutivo del Centro Nacional de Registros Rogelio Canales; la Directora del Registro de la Propiedad Intelectual del CNR, Licda. Martha Evelyn Menjívar, y el Jefe del Departamento de Patentes del CNR, Luis Alonso Cáceres.