Durante estos tres años de gestión, el Centro Nacional de Registros (CNR), liderado por el Director Ejecutivo del CNR, Rogelio Canales Chávez, y la Subdirectora Ejecutiva del CNR, Licda. María Silvia Guillén, han identificado, durante el desarrollo de reuniones con usuarios y espacios de Participación Ciudadana, diferentes necesidades procedentes de las familias más vulnerables del país, con relación a problemas de escrituración de propiedades.

Tomando en cuenta dichas necesidades, el CNR se ha sumado al esfuerzo del Gobierno Central y demás instituciones de gobierno afines, como el Instituto Salvadoreño de Transformación Agraria (ISTA), para trabajar por la legalización de tierras, por lo que, este 20 de diciembre, más de 2 mil 455 familias recibieron escrituras de propiedad y legalmente se han convertido en dueños de sus parcelas.

Estas familias durante muchos años trabajaron y habitaron en sus lotes, y ahora, gracias al Gobierno del Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, son parte de los programas y proyectos que permiten hacer su sueño una realidad.

El Presidente de la República Sánchez Cerén expresó durante su discurso: “No les puedo decir que esta entrega de títulos de propiedad es un regalo de navidad, es el resultado de una lucha de muchos años, con la eficiente gestión del CNR Y el ISTA, es satisfactorio ser parte de la alegría que hoy experimentan ustedes, luego de esperar muchos años para obtener la propiedad de sus terrenos, durante los 8 años de los gobiernos del cambio se han otorgado 70 mil 163 escrituras de propiedad.  En los tres años de este gobierno, incluyendo la entrega de hoy, hemos beneficiado a más de 28 mil familias con la legalización de sus terrenos”, enfatizó el Presidente.

Las escrituras que se entregaron son adjudicadas como bien de familia y están debidamente inscritas en el CNR, con la finalidad de proteger el núcleo familiar, pero sobre todo resguardar el patrimonio para los hijos e hijas y asegurar un lugar digno en sus hogares.

Dentro de los beneficiados en esta entrega, están los habitantes de las comunidades de la Iglesia Evangélica El Buen Camino, Cooperativa El Chino de Ahuachapán, Cooperativa Liberia de Sonsonate, Cooperativa Tutulpeque de San Salvador, Cooperativa La Maroma y Cooperativa La Cabaña en Usulután, entre otras.