La prioridad del gobierno del Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, es seguir trabajando en las necesidades de la población salvadoreña, especialmente de las familias más vulnerables del país; el Festival para el Buen Vivir y el Programa Gobernando con la Gente, es un medio para tener un acercamiento con la población y atender las problemáticas de las comunidades, así como para llevar los servicios gratuitos de las diferentes instituciones que acompañan.

El Centro Nacional de Registros (CNR), se une a esta gran labor, promoviendo y asesorando en los servicios de registro y catastro, brindando información sobre el estado de sus lotes o casas, para que los salvadoreños puedan solventar la situación legal de sus propiedades. En lo que va de este quinquenio unas 500 familias de las líneas férreas se han beneficiado con el trabajo realizado por el CNR e instituciones como ILP, FONAVIPO y el Viceministerio de Vivienda, quienes dando cumpliendo al compromiso que este gobierno adquirió al inicio de su gestión, ahora ya cuentan con las escrituras de sus propiedades legalmente inscritas.

La administración actual del CNR, continuará trabajando para que las familias salvadoreñas puedan solventar su situación legal de sus propiedades y así puedan gozar con tranquilidad y seguridad de ser los propietarios de sus viviendas, que con mucho esfuerzo y trabajo las han adquirido.

Este día, 27 de enero, el Director Ejecutivo del CNR, Rogelio Canales Chávez, se hace presente al Festival para el Buen Vivir y Programa Gobernando con la Gente, para reafirmar a la población del municipio de Cuscatancingo, el compromiso adquirido durante estos 3 años de su gestión, y seguirá aportando soluciones para aquellos que fueron excluidos y que ahora son atendidos y escuchados por este Gobierno.

A finales del año recién pasado, el Presidente Salvador Sánchez Cerén, anunció que una de las principales metas en el 2018 es declarar a El Salvador libre de analfabetismo, tarea que implica una amplísima unión y movilización de voluntades y el trabajo coordinado con el sector privado, iglesias, centros educativos, alcaldías, organizaciones sociales, entre otros actores, para garantizar que nadie se quede sin el derecho de aprender a leer a y escribir. Gracias al esfuerzo del gobierno y voluntarios, Cuscatancingo llegó a un índice de alfabetización de casi el 100% (99.25% de la población), convirtiéndose en el quinto municipio del departamento de San Salvador libre de analfabetismo, después de San Marcos, El Paisnal, Rosario de Mora y Ciudad Delgado.