1. Brinda mayor seguridad jurídica para la inversión inmobiliaria en la región, generando apoyo a la cultura registral y estimulando el mercado de inversiones centroamericano.

2. Facilita y amplía el acceso al crédito, al ser respaldados con garantías hipotecarias ubicadas en cualquiera de los países en que opere el instrumento.

3. Favorece la titularización de las carteras hipotecarias regionales, al tener instrumentos homogéneos, lo cual permite el desarrollo  del mercado secundario de hipotecas y con ello obtener mayor capital para la inversión.

  • 3.1 Estimula la creación de instituciones de titularización, redescuento.
  • 3.2 Dinamiza la liquidez pendiente y en suspenso de $8,691.1 millones (2007 acumulado), o mas si se suman las hipotecas comerciales y las de instituciones informales.
  • 3.3 Reduce el riesgo de calce.
  • 3.4 Reduce las tasas de interés.

4. Proporciona una herramienta que fortalece el proceso de  integración económica y social de la región.

5. Homologa las mejores prácticas de cada país centroamericano.

  • 5.1 Estándares de servicio en costo y velocidad.
  • 5.2 Reducción de trámites.
  • 5.3 Agilidad y contundencia en ejecución judicial hipotecaria.